Isabel Bejarano R.

Profesora de Idiomas

isabelbej@gmail.com

 

Visita tambien:

 www.englishfriends.jimdo.com   (English)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ESTAS ASÍ:

…O SE TE VE ASÍ:

ESTAS SEMANAS SON MOMENTOS PARA RECOGER TUS FRUTOS DE TODO EL AÑO ¡

Semana de Receso | Destinos Turísticos Medellín

El Pueblito Paisa
Dirección: Calle 30 No. 55 – 64
Se encuentra sobre el Cerro Nutibara y sirve como mirador tradicional de Medellín. Es la réplica de un auténtico pueblo antioqueño en tamaño natural. Cuenta con tiendas de artesanías y restaurantes.

Cerro Nutibara
Dirección: Calle 30 A – Carrera 55
Es uno de los cerros más importantes y conocidos de la ciudad. Ubicado entre el Aeroparque Olaya Herrera y el río Medellín, al suroccidente de la ciudad. Su extensión es de aproximadamente 33 hectáreas, a una altura de 80 m. sobre la ciudad. Es catalogado como el parque natural más grande en el perímetro urbano.

Parque de Berrío
Es el centro del Centro. Construido en 1680, en él se vivió el tránsito de villa a ciudad. En su marco se encuentran la iglesia de La Candelaria, “Torso Femenino” una de las esculturas donadas por el maestro Fernando Botero y el Banco de la República con su museo de filatelia, y muy cerca están el edificio Coltejer, el Museo de Antioquia y Plaza Botero.

Parque de Bolívar
Centro histórico de gran importancia. En él está la Catedral Metropolitana (la iglesia más grande del mundo construida en ladrillo de barro cocido, su arquitectura es románica y se comenzó en 1875). Entre las actividades más importantes que se realizan allí están: la Retreta del Parque, en la cual la Banda Sinfónica de la Universidad de Antioquia interpreta, al aire libre, piezas musicales folclóricas y clásicas cada domingo.

Catedral Basílica Metropolitana
Dirección: Carrera 48 No. 56 – 64
Posee valiosas obras de arte como vitrales españoles, púlpito marmolado con cúpula interna, entre otras, un órgano Walker en caoba y palo santo con 3.478 flautas de madera y metal. En su frente se encuentra una de las más bellas fuentes de la ciudad, la del Parque de Bolívar.

Plaza Botero
Palacio de la Cultura “Rafael Uribe Uribe”
Museo de Antioquia
Plaza Cisneros
Parque de Los Pies Descalzos
Plaza Mayor

Día de la Antioqueñidad

¡QUÉ ORGULLO SER ANTIOQUEÑO! ¡Qué orgullo ser colombiano!

Por Felipe Andrés Ortega


En Colombia es fácil escuchar frases como: “En este país no tenemos cuando progresar”, “Colombia es un moridero” o “Eso no pasa sino en Colombia”.

Frases, éstas, que menosprecian el país, creando un entorno de desasosiego y poca esperaza y que finalmente terminan contaminando de una u otra forma a aquellos que sí amamos a esta tierra, aquellos que ven en Colombia las mil maravillas que otros muchos aun no perciben o que tal vez se niegan a descubrir.

Con paisajes tan maravillosos que más bien parecieran sacados de cuentos de hadas, con una diversidad envidiada por cualquier país del mundo, la calidez de sus gentes, sus hermosas mujeres, sus mares, flora y fauna que hacen de nuestra tierra un paraíso terrenal.

Un país capaz de medirse, como los grandes del mundo, a retos tan importantes como el encuentro del Banco Interamericano de Desarrollo o los Juegos Suramericanos que nos llena de orgullo y nos demuestra una vez más la pujanza y la fuerza de la tierra antioqueña, de la tierra colombiana.

Un orgullo que se descubre y se despierta cuando usted, amigo lector, se atreve a vivir, a ser parte de las tribunas que alientan en un solo coro a nuestros deportistas que en cada encuentro dejan el alma misma en representación de nuestro país.

Un orgullo que se siente cuando se ve la magnitud de los Suramericanos que nos atrevimos a enfrentar, como ciudad, como Departamento, como País. La imponencia y belleza de nuestros escenarios que desde ya quedaron catalogados como los mejores espacios deportivos de Suramérica; todo tan lindo, tan limpio, tan lleno de Antioquia. Tanto que quienes reniegan del país donde nacieron y lo han menospreciado sentirían que están en otra parte del mundo, o talvez simplemente se darían cuenta que este país tiene tantas o tal vez más cosas maravillosas que aquellos otros países donde hubieran deseado nacer.

Por eso y por mucho más se darían cuenta QUE ES UN ORGULLO SER ANTIOQUEÑO. QUE ES UN ORGULLO SER COLOMBIANO.

VACACIONES!

Del 8 de junio al 9 de julio

23 de abril: día del idioma español

El 23 de abril de 1616 fue día de luto para las letras.

El idioma español perdía su Pluma de Oro. Ese día murió en Madrid don Miguel de Cervantes Saavedra. En homenaje al ilustre autor del Quijote de instituyó esa fecha como Día Nacional del Idioma.

¿Por qué es importante esta conmemoración, aunque sólo la recordemos una vez al año? ¿Por qué esta "puesta en valor" de nuestro idioma? La primera respuesta: porque es nuestro.
Pero además porque forma parte, casi, casi, de un tejido visceral que bien lo definió Marta Saltos cuando escribió que "el solo hecho de oír sonar la propia lengua trae idea de amistad, de ayuda, de fin e las desgracias". Es que el idioma, la palabra compartida desde la cuna, también tiene ese valor.

El idioma reside en la morada íntima de un pueblo. Está instalado en el "ethos" de ese pueblo. Lo identifica, por eso aquello de que "el idioma es soberanía" reviste un significado más profundo que el de simple lugar común. Tras ese concepto habían comenzado a surgir tímidos, aislados y controvertidos intentos de pensar en una Ley de Protección del Idioma. Es que un idioma desprestigiado, bastardeado y en franca retirada, dará lugar a una incuestionable pérdida de la identidad.

Días pasado escuchaba el reportaje que le hacían a un escritor español. Con franco pesar éste señalaba que existe una conciencia conservacionista, de salvataje y cuidado para algunos animales que tal vez no hayamos visto nunca ni que nunca veremos. ¡Y eso está bien! Pero ¿qué pasa con las palabras, con las numerosas, ricas y hermosas palabras que desaparecen anodinamente porque hay cada vez más hablantes pobres de ellas? ¿A dónde se van las palabras que desaparecen no por la mutabilidad que es condición inherente a toda lengua, sino porque se ahogan en las bocas paupérrimas de los hablantes?

Cada idioma refleja una estructura de pensamiento. Es como una impresión digital. Puede ser imaginativo, sonoro, rico o conciso y utilitario. Pero es también herramienta. Y como tal, si está bien cuidada, nos servirá mejor. Y si somos diestros en manejarla, la utilizaremos también, mejor.

Juana de Ibarbourou al elogiarla escribió: " en ti he arrullado a mi hijo/ e hice mis cartas de novia/ en ti canta el pueblo mío/ el amor, la fe, el hastío/ el desengaño que agobia."

Ése 23 de abril fue un día aciago por partida doble. En España callaba Cervantes y en Stratford on Avon, William Shakespeare.

imaginación o realidad?
imaginación o realidad?

LA HISTORIETA

La palabra

 

Pablo Neruda
De Confieso que he vivido  

 

…Todo lo que usted quiera, sí señor, pero son las palabras las que cantan, las que suben y bajan… Me prosterno ante ellas… Las amo, las adhiero, las persigo, las muerdo, las derrito… Amo tanto las palabras… Las inesperadas… Las que glotonamente se esperan, se acechan, hasta que de pronto caen… Vocablos amados… Brillan como perlas de colores, saltan como platinados peces, son espuma, hilo, metal, rocío… Persigo algunas palabras… Son tan hermosas que las quiero poner todas en mi poema… Las agarro al vuelo, cuando van zumbando, y las atrapo, las limpio, las pelo, me preparo frente al plato, las siento cristalinas, vibrantes ebúrneas, vegetales, aceitosas, como frutas, como algas, como ágatas, como aceitunas… Y entonces las revuelvo, las agito, me las bebo, me las zampo, las trituro, las emperejilo, las liberto… Las dejo como estalactitas en mi poema, como pedacitos de madera bruñida, como carbón, como restos de naufragio, regalos de la ola… Todo está en la palabra… Una idea entera se cambia porque una palabra se trasladó de sitio, o porque otra se sentó como una reinita adentro de una frase que no la esperaba y que le obedeció. Tienen sombra, transparencia, peso, plumas, pelos, tienen de todo lo que se les fue agregando de tanto rodar por el río, de tanto transmigrar de patria, de tanto ser raíces… Son antiquísimas y recientísimas… Viven en el féretro escondido y en la flor apenas comenzada… Que buen idioma el mío, que buena lengua heredamos de los conquistadores torvos… Éstos andaban a zancadas por las tremendas cordilleras, por las Américas encrespadas, buscando patatas, butifarras, frijolitos, tabaco negro, oro, maíz, huevos fritos, con aquel apetito voraz que nunca más se ha visto en el mundo… Todo se lo tragaban, con religiones, pirámides, tribus, idolatrías iguales a las que ellos traían en sus grandes bolsas… Por donde pasaban quedaba arrasada la tierra… Pero a los bárbaros se les caían de la tierra de las barbas, de las herraduras, como piedrecitas, las palabras luminosas que se quedaron aquí resplandecientes… el idioma. Salimos perdiendo… Salimos ganando… Se llevaron el oro y nos dejaron el oro… Se lo llevaron todo y nos dejaron todo… Nos dejaron las palabras.